En los últimos doce meses, cuatro asociaciones público-privadas (“P3”) nacionales han obtenido financiamiento en el mercado de colocación privada de Estados Unidos, lo cual representa un financiamiento de costos de proyectos superior a 800 millones de dólares. Si bien ha habido un cambio hacia los inversionistas de colocación privada en cuanto a fuentes de financiamiento de las P3, la actividad del mercado confirmó en el último año el interés de los inversionistas en las P3, en particular en aquellas con estructuras de compensación basadas en pagos por disponibilidad.

Las colocaciones privadas son ofertas de valores de cantidades restringidas a inversionistas sofisticados. Dichas ofertas están exentas de registro bajo la Ley de Valores de Estados Unidos de 1933. Los inversionistas conservadores enfocados en el largo plazo, como las compañías aseguradoras y los fondos de pensiones, suelen dominar el mercado estadounidense. Aunque los bonos de actividad privada y los préstamos TIFIA representan opciones de financiamiento de menores costos, no están disponibles como fuentes de financiamiento en ciertos tipos de activos, como las iniciativas de infraestructura social y de ciudades inteligentes. La mayoría de las características del mercado tradicional de colocación privada están alineadas con las características del mercado de las P3. Por ejemplo, los inversionistas privados priorizan el endeudamiento a largo plazo, a 30 años o más dependiendo del proyecto, que superan por mucho los plazos cortos que ofrece el mercado bancario. Además, dado que las colocaciones privadas en el contexto de las P3 normalmente se restringen a una cantidad pequeña de inversionistas, el proyecto se beneficia de más flexibilidad en las condiciones de financiamiento y, de ser necesario, de un proceso simplificado para llevar a cabo correcciones y exenciones durante la vida del proyecto, en comparación con los financiamientos en base a bonos con los mismos plazos. Finalmente, debido a sus plazos largos y márgenes crediticios fijos, las colocaciones privadas minimizan el riesgo de financiamiento de un proyecto.

Asimismo, las colocaciones privadas ofrecen beneficios considerables durante la etapa de propuesta tanto para los sectores público como privado. Gracias a los márgenes crediticios normalmente fijos al momento de la propuesta financiera, el financiamiento de colocación privada es beneficioso desde la perspectiva del otorgante ya que no es necesaria la protección del riesgo del margen crediticio entre el momento de la propuesta y el cierre del financiamiento. Además, los costos de licitación, en particular si se los compara con las soluciones de financiamiento de bonos, suelen ser más bajos que aquellos de las soluciones de financiamiento de colocación privada, y no existen requisitos de calificación no públicos (a pesar de que es habitual al menos una calificación pública).

El alza en la oferta de colocación privada para las P3 es una tendencia especialmente sólida si se considera en el contexto de la actividad del mercado de colocación privada de Estados Unidos. En el primer trimestre de 2019, el volumen de dólares de colocaciones privadas ha registrado una baja de un 30 %, en comparación con el mismo período del año pasado. Con una mayor cantidad de proyectos de infraestructura en el horizonte que no se benefician de las alternativas de financiamiento federal, como el proyecto de viviendas estudiantiles y el sistema de calefacción en base a energía de biomasa propuesto de Dartmouth, y la planta de calefacción y enfriamiento propuesta de la Universidad Estatal de Fresno.