Art BaselDesde su lanzamiento en 2002, Art Basel Miami Beach se ha transformado en la que muchos consideran la feria de arte más prestigiosa e influyente de las Américas. La edición de 2014 recibió a más de 70 000 visitantes internacionales que llegaron a Miami para el evento de cuatro días, y la de 2015 superó esa cifra, con 267 galerías de 31 países exhibiendo arte contemporáneo por un valor estimado de 3 mil millones de USD. Los inversores y coleccionistas de muchos países latinoamericanos, además de muchas otras partes del mundo, vienen a la feria todos los años, y muchos adquieren obras de arte importantes. Muchos de estos coleccionistas latinoamericanos y de otros países que tienen propiedades inmuebles en los EE. UU. (generalmente en Miami) también desean muchas veces conservar sus obras de arte en los EE. UU. Estos coleccionistas deben conocer y manejar un gran número de cuestiones y normas tributarias especiales si no desean correr el riesgo de enfrentar una carga impositiva muy considerable y a veces inesperada.

El impacto de la tributación para coleccionistas que residen fuera de los EE. UU.

Los coleccionistas que residen fuera de los EE. UU.1 deben saber, por ejemplo, que cuando dejan sus colecciones de arte en sus condominios en Miami o en otro lugar de los EE. UU. sin planificar nada más, el valor total de mercado de las obras de arte (junto con el condominio, a menos que se hayan hecho planes por separado) queda expuesto al impuesto sucesorio en los EE. UU. en el momento del fallecimiento del coleccionista (según la ley actual, se aplicaría una tasa federal de impuesto sucesorio del 40 %). Hacer planes teniendo en cuenta esta obligación tributaria potencial es relativamente simple con la orientación adecuada de un profesional en impuestos internacionales que conozca estas cuestiones. De manera similar, si una persona que reside fuera de los EE. UU. dona una obra de arte que se encuentra físicamente en los EE. UU. en el momento de la donación, se puede aplicar un impuesto federal a las donaciones por una tasa de 40 %. Hacer planes básicos teniendo en cuenta este impuesto también es posible.

El impacto de la tributación para coleccionistas ciudadanos o residentes de los EE. UU.

Los caudales sucesorios de coleccionistas ciudadanos o residentes de los EE. UU., por otro lado, serán imponibles por el valor total de sus obras de arte sin importar dónde se encuentra la obra. Estos clientes de EE. UU. deben conocer varias normas complejas relacionadas con deducciones por donaciones a entidades benéficas y valuaciones, entre otros temas. La planificación es fundamental. Los traspasos a entidades benéficas pueden brindar valiosos beneficios fiscales en los casos adecuados y, por eso, desde un punto de vista estrictamente económico, después de impuestos, la mayoría de los coleccionistas elige traspasar una determinada porción de sus colecciones a beneficiarios de caridad. Sin embargo, muchos coleccionistas valoran legítimamente factores que no tienen que ver con la tributación por sobre cuestiones estrictamente financieras. Después de todo, la mayoría de los coleccionistas se sienten atraídos por determinadas obras de arte primero por amor a la obra en sí, y los factores financieros son, como mucho, una inquietud secundaria.

Muchos coleccionistas desean traspasar esta herencia creada tan cuidadosamente a los miembros de su familia en lugar de una entidad pública o benéfica. En esos casos, también puede ser posible planificar para minimizar la carga impositiva potencial. Por ejemplo, un coleccionista puede considerar la creación de participaciones fraccionarias de propiedad de obras de arte entre el coleccionista y determinados miembros de la familia y/o terceros para permitir descuentos en valuaciones a los propietarios de las obras. Estos descuentos pueden sumar ahorros considerables en impuestos sucesorios y a las donaciones de bienes para las personas involucradas. Sin embargo, implementar una estrategia como esta requiere considerar y aplicar muy cuidadosa y prudentemente varias leyes fiscales.

Dado que cada coleccionista es distinto, es necesario poder conocer los valores y los objetivos del coleccionista/cliente en particular para asesorar adecuadamente a cada individuo. Además, ya que las colecciones de arte implican tantas cuestiones especiales, en el caso de clientes con colecciones de arte importantes, muchas veces es recomendable designar un albacea especialista en arte para manejar los asuntos que tengan que ver con eso.

Otras posibles implicaciones tributarias que se debe considerar

Los coleccionistas también deben enfrentar varias cuestiones relacionadas con el impuesto sobre la renta. Las personas que residen fuera de los EE. UU. generalmente no son imponibles por la venta de sus obras de arte, aun si la obra se encuentra en EE. UU. en el momento de la venta, a menos que el vendedor no residente sea un agente o esté involucrado de otra forma con el negocio de la venta de arte en los Estados Unidos. Pero los contribuyentes que residen en EE. UU. tienen la obligación de tributar por la venta de sus obras de arte. Para el arte adquirido, todas las ganancias son generalmente ganancias de capital, pero las ganancias de capital de obras de arte y otros artículos de colección están sujetas a una tasa federal de impuesto sobre la renta del 28 por ciento, más alta que otros tipos de ganancias de capital (suponiendo que se tiene propiedad de la obra por un año antes de venderla). Además, también se puede aplicar el impuesto a la renta de inversiones del 3,8 por ciento neto, con lo que la tasa federal combinada de impuestos sobre la renta en EE. UU. sobre ganancias por venta de obras de arte sumaría el 31,8 %. Muchos inversores en obras de arte y artículos de colección no conocen este aumento de la carga impositiva hasta que realizan su primera venta.

También aplican reglas especiales cuando la obra de arte es una donación del artista. En dichos casos, la obra de arte en sí se sigue caracterizando como un inmueble ordinario que genera rentas, de manera que si el beneficiario de la donación más tarde la vende, debe pagar impuestos ordinarios sobre la renta más altos (según la ley actual, un máximo de 39,6 % del nivel federal más un impuesto adicional de 3,8 %, o un total de 43,4 %). Este resultado quizá también se puede evitar con una planificación simple.

Las colecciones de arte van acompañadas de una colección única de cuestiones tributarias y no tributarias. Una planificación adecuada en esta área requiere conocer las numerosas normas especiales relacionadas con impuestos que se aplican al arte y otros artículos similares de colección según la ley estadounidense. También exige sensibilidad ante las cuestiones emocionales específicas de cada cliente coleccionista que no tienen que ver con temas financieros o tributarios. Ya que Art Basel Miami genera tanta atracción a nivel internacional, planificar para los coleccionistas que vienen a Basel a adquirir obras nuevas también muchas veces exige conocer y tener experiencia con normas fiscales internacionales de los EE. UU. para asesorar adecuadamente a las familias internacionales.

1 A los efectos del impuesto sobre la renta de EE. UU., generalmente significa una persona que no es ciudadano de los EE. UU. ni es titular de una tarjeta verde de los EE. UU. que no pasa un promedio de 122 días por año o más en los EE. UU.