En las próximas semanas, presentaremos una serie en nuestro nuevo blog New Miami donde preguntaremos cómo Miami puede convertirse en el principal centro del país para la educación, innovación e iniciativa empresarial del comercio mundial. Comenzando con Juan Kuryla, Director de PortMiami, invitaremos a líderes de la comunidad en logística, organizaciones comerciales, servicios de envío, bienes raíces, educación, finanzas y tecnología para que compartan sus percepciones e ideas respecto de cómo lograr que Miami se consolide como la principal puerta de entrada de las exportación del país.

PortMiami, preparado para recibir embarcaciones de gran porte (“Big Ship Ready”), espera con ansias la inauguración de la ampliación del Canal de Panamá el próximo año. Con una inversión de 2 mil millones de dólares en un nuevo túnel, un dragado más profundo del Canal de Miami, la restauración del servicio ferroviario en las dársenas y nuevas grúas de carga de gran tamaño, PortMiami se convertirá en el primer puerto de escala de la ruta comercial de Asia a EE. UU. con capacidad suficiente para albergar grandes embarcaciones Post-Panamax de forma eficaz.

En medio de una gran fanfarria, esas enormes embarcaciones provenientes de Asia no tardarán en llegar con grandes cargas de productos para atraer y deleitar a los consumidores de todo EE. UU. Sin embargo, ¿qué sucederá si las bodegas de carga de esas enormes embarcaciones dejan nuestro puerto vacío o casi vacío? ¿Desviarán entonces su ruta de Miami y buscarán otros puertos de escala donde la proporción entre las exportaciones y las importaciones sea más pareja?

La Cámara de Comercio de Florida declaró que, si bien Florida es el segundo estado con mayor cantidad de exportadores en EE. UU., menos del 10 % de los fabricantes y los proveedores de servicios profesionales específicos de Florida exportan sus productos. En las encuestas realizadas, el 75 % de quienes no exportaban sus productos expresaron que no sabían qué hacer para exportarlos. Esta deficiencia debe solucionarse.

Las ventajas estratégicas de la geografía, la infraestructura, la importancia internacional y la situación propicia de Miami presentan una oportunidad sin precedentes para expandir la huella de nuestra comunidad en la economía mundial. Esta es una oportunidad a corto plazo que no podemos desaprovechar.