Un artículo reciente de The New York Times describió la presencia en aumento de desarrolladores de Nueva York en el mercado de condominios del sur de Florida. El hecho es que el mercado de bienes raíces de Miami siempre ha sido atractivo para los desarrolladores que viven fuera del estado y el alza en las oportunidades de desarrollo en el mercado de bienes raíces del sur de Florida simplemente sigue proliferando. Lo mejor de todo es que un mayor interés en el sur de Florida representa más oportunidades para que los desarrolladores locales se asocien o inicien empresas conjuntas con quienes incursionen en este mercado.

Como los desarrolladores del sur de Florida buscan asociarse con inversionistas y firmas de bienes raíces para crear proyectos en el sur de Florida, los desarrolladores del sur de Florida deben prestar especial atención a las cláusulas de eliminación en los contratos de empresas conjuntas o en los contratos de gestión que se celebran con estas firmas e inversionistas. Normalmente, la eliminación del desarrollador debe limitarse a la “causa”, por ejemplo cuando el desarrollador comete algún tipo de “mala acción” o incumplimiento sustancial de un contrato. Los desarrolladores deben ser cautos en cuanto a la aceptación de “normas de desempeño” o disparadores de eliminación similares, que puedan permitir que se elimine a un desarrollador del acuerdo aunque no hayan cometido una falta. En relación con los incumplimientos del contrato, los desarrolladores deben negociar las normas de importancia relativa y los derechos de notificación y subsanación. Además, los desarrolladores deben negociar el derecho a subsanar cualquier inobservancia de un empleado al despedir a ese empleado y tener la oportunidad de subsanar cualquier daño que haya causado el empleado.

Por último, el desarrollador debe asegurarse de que la condición de la eliminación sea que se exima al desarrollador de todas las garantías relacionadas con el proyecto o, si no puede obtenerse la exención, que lo indemnice una filial solvente del socio de la empresa conjunta por dichas garantías. El desarrollador no debe seguir siendo responsable de las garantías del proyecto una vez que ya no está involucrado con la gestión del proyecto.