Para ver los signos del crecimiento económico en Miami no hace falta buscar más allá del Aeropuerto Internacional de Miami o, como lo llaman los residentes de Miami, “MIA”. En los últimos años, MIA ha experimentado un crecimiento increíble. Es reconocido como la principal puerta de acceso internacional para el comercio en crecimiento de los EE. UU. con América Latina y el Caribe. Brinda servicio directo de pasajeros a 148 destinos alrededor del mundo y recibe más vuelos internacionales que cualquier otro aeropuerto de los EE. UU. El año pasado, MIA se posicionó como la segunda ciudad más visitada por visitantes internacionales, ya que alcanzó la marca de 40 millones de pasajeros por primera vez en los 85 años de historia del aeropuerto y estableció un nuevo récord para los pasajeros anuales por cuarto año consecutivo. La mitad de los 40 millones fueron pasajeros internacionales.

La última evidencia de este crecimiento continuo es que su compañía aérea más grande necesita más espacio para puertas de acceso. Los funcionarios de MIA planean gastar 65 millones de dólares para modernizar el vestíbulo E. De esta manera, podrán satisfacer la necesidad que tiene American Airlines de espacio urgente para puertas de acceso, a medida que American Airlines agrega más vuelos y realiza cambios en su programa de vuelos, aumentando la frecuencia de sus vuelos durante las horas pico.

Otra evidencia de su crecimiento es que a principio de este año se agregó un nuevo servicio a Bruselas, Bélgica y cuatro vuelos semanales directos a MIA desde Doha, Catar, uno de los principales centros del Medio Oriente. Según los funcionarios de MIA, se proyecta que el nuevo servicio tendrá un impacto económico de 536 empleos totales y 78,3 millones de dólares en ingresos por actividades comerciales dentro del condado de Miami-Dade. Asimismo, el condado de Miami-Dade recientemente autorizó a CLEAR, un proveedor de servicios de control de pasajeros agilizado que utiliza la biometría, a operar en MIA. MIA se une a los aeropuertos avanzados de todo el mundo al mejorar la experiencia de los pasajeros mientras aumenta el tráfico aéreo.

Este crecimiento solo puede ayudar a impulsar la economía de Miami, que se ha beneficiado mucho del impacto financiero de MIA en el turismo local, las operaciones de cruceros, la banca internacional, la industria y el comercio. A medida que MIA crece y se regenera, Miami recoge los beneficios.