Si bien durante el año 2014 se pudo ver cómo Miami emergió como un creciente centro tecnológico, este año también se han destacado los riesgos significativos que presenta la tecnología para las empresas de todo tipo

La tecnología sigue siendo una industria novedosa en todo el mundo y, particularmente, en Miami. El rápido desarrollo tecnológico en Miami está siendo impulsado, en parte, por compañías que buscan capitalizar las conexiones de la ciudad con América Latina. Algunos de los eventos que se suman al alboroto tecnológico de Miami este año incluyen la conferencia inaugural sobre tecnología eMerge Americas, la apertura del primer Centro de innovación de Microsoft con sede en los EE. UU., en Venture Hive en la zona céntrica de Miami, y la adquisición de Citrix de la empresa incipiente del sur de Florida, Virtu.al.

Sin embargo, junto con nuestra dependencia cada vez mayor de la tecnología, surgen nuevos riesgos que ahora afectan a empresas de todo tipo, desde tiendas minoristas hasta empresas de hospitalidad e instituciones financieras. Las violaciones de datos y los ciberataques son cada vez más frecuentes, lo que genera litigios colectivos significativos, litigios de accionistas y medidas de ejecución de la Comisión Federal de Comercio (Federal Trade Commission, FTC). A medida que la cantidad y el alcance de las violaciones de datos aumenten, también se acrecentarán las acciones legales.

La ciberseguridad y la protección de los datos de los consumidores se han convertido en un asunto de máxima prioridad para los reguladores, incluidas la Comisión Federal de Comercio y la Comisión de Valores y Bolsas. La autoridad de la FTC en esta área fue ratificada por el fallo del 7 de abril de 2014 de FTC contra Wyndham Worldwide Corporation, et ál., en el que la FTC alegaba que las medidas de seguridad insuficientes en ese caso infringieron la Sección 5 de la Ley de la Comisión Federal de Comercio, la cual prohíbe las prácticas comerciales “injustas”.

Las violaciones de datos también han atraído la atención de los estados, que están adoptando algunas leyes y enmendando otras en esta área. Este año, Florida enmendó su estatuto sobre la notificación de violaciones de datos con la Ley de Protección de la Información de Florida (Florida Information Protection Act, FIPA) de 2014. Entre otros nuevos requisitos, la FIPA amplió el tipo de información que se protege, amplió lo que constituye una violación de datos y ahora requiere que las compañías notifiquen a las personas sobre una violación dentro de los 30 días posteriores al momento en que las compañías tuvieron razones para creer que se produjo una violación.

En el actual entorno de dependencia tecnológica, todas las empresas deben adoptar e implementar políticas y procedimientos eficaces para regular sus prácticas de privacidad de datos y tomar medidas para garantizar el cumplimiento con esas políticas y procedimientos.